Gran ambiente en la primera callejoneada de la Serie del Caribe

Gran ambiente en la primera callejoneada de la Serie del Caribe
Al estilo sinaloense, con la música de banda por un lado, el presidente municipal Jesús Valdés asistió la noche de este sábado a la primera de dos “callejoneadas culichis” del fin de semana, en la que resaltaron las muestras culturales autóctonas y una gran participación ciudadana, que de esa forma brindó una atención más a los visitantes que llegaron para disfrutar de la Serie del Caribe.

Además de los grupos artísticos que participaron en esta callejoneada, otro atractivo adicional fue el recorrido por las remodeladas calles del Centro Histórico, mismas que ofrecen un panorama distinto al que se observa durante el día, pues el poco tráfico y la iluminación permiten disfrutar más de las fachadas coloniales de los edificios.

Fue aproximadamente a las 21:00 horas cuando inicio el recorrido desde el vistoso puente bimodal que sale a la calle Morelos, justo en el Centro Histórico, donde en la calle Antonio Rosales puede disfrutarse de la arquitectura de la época de La Colonia.


Precisamente en la esquina de Morelos y Rosales fue donde los asistentes pudieron observar una exhibición del traje regional típico de Sinaloa, con la correspondiente explicación, y de ahí el contingente se trasladó rumbo a la avenida Obregón.

Dos cuadras antes de llegar a la principal avenida de la ciudad se hizo una segunda parada a la altura de lo que hoy es el Archivo Histórico, inmueble de dos plantas con la distribución de cuartos muy propia de la colonia, con un amplio patio principal en el centro y uno más pequeño en la parte posterior.

Ahí, personal del Ayuntamiento, vestido con indumentaria propia de la Revolución Mexicana dio nuevamente la bienvenida a los asistentes y una explicación técnica del edificio.


Una tercera parada tuvo lugar una cuadra antes de llegar a la avenida Álvaro Obregón, donde la música de las comunidades indígenas de Sinaloa, los mayos yoremes, acompañó a la “Danza del Venado”, muy característica de la expresión cultural sinaloense.

Finalmente el contingente llegó a la Obregón y a la altura de Catedral se hizo una cuarta parada, donde se ofreció una síntesis de uno de los personajes muy propios del municipio, quien fue Lupita, conocida como “La Novia de Culiacán”.

La callejoneada, siempre acompañada por la banda regional de música, concluyó en la calle denominada “El Paseo del Ángel” y que ofrece una gran diversidad de platillos a los visitantes.